Noticias

2 Marzo, 2017

El obispo celebró la misa de Miércoles de Ceniza

Numerosos fieles acudieron anoche a la misa que ofició el obispo con motivo de celebrar el Miércoles de Ceniza, día con el que comienza solemnemente la Cuaresma.
Durante la homilía Monseñor Ariel Torrado Mosconi invitó a los fieles “a vivir verdaderamente con espíritu de fe, este tiempo de gracia y de conversión”. Una conversión que “no consiste principalmente en ciertas obras o acciones, ni siquiera en un cambio moral, sino en una actitud teologal, se trata de volver a Dios”. Insistió en que es necesario que retornemos a la presencia y a vivir ante la mirada de Dios “que no rechaza a quien ve sino que purifica a quien mira, porque ante Él arde un fuego que quema la culpa”. Luego afirmó que el evangelio proclamado y el gesto de imposición de las cenizas son una invitación que el Señor nos hace a la interioridad para poder encontrarnos con el Dios “que ve en lo secreto”. El fruto de ese encuentro será la conversión del pecado y un sincero cambio de mentalidad y de todas aquellas actitudes en nuestra vida que no concuerden con el evangelio”.
Por ello realizó un llamado especial para que durante estos cuarenta días de preparación hacia la Semana Santa los fieles puedan, a través de la oración, la penitencia y la limosna, renovar la fe. Se trata de una penitencia que ha de consistir en tener el corazón más libre y purificados de los deseos superfluos y frívolos que tantas veces nos ocupan el alma. Ayunar de tanto ruido de noticias, chimentos, televisión y redes sociales. De las ambiciones del dinero y del placer y de todas las cosas que nos alejan de Dios. Es entonces que cobrarán sentido todas las tradicionales prácticas cuaresmales, remarcó.
Luego de pronunciar la homilía, el obispo junto al Padre Jose Luis Rossi trazaron la tradicional cruz con cenizas sobre la frente de los fieles mientras les decían a cada uno “conviértete y cree en el Evangelio”.