Carlos Casares, Educación, Noticias

13 Agosto, 2015

Encuentro Diocesano de la JUREC

logoEl 11 de agosto, en Carlos Casares, se llevó a cabo el tercer encuentro de Representantes Legales y Directivos de las escuelas Católicas de la Diócesis.  Son encuentros de capacitación para los Equipos de Conducción, que se iniciaron en marzo de 2015 dictado por la Licenciada María del Carmen Gagnière, Vicepresidente de la Junta de Educación Católica de 9 de Julio, quien disertó sobre “El ejercicio de la función directiva en la Escuela Católica”

Inició el encuentro Monseñor Martín de Elizalde quién se refirió al rol del Representante Legal como responsable de todo lo que ocurre en el Establecimiento: en el orden administrativo, pedagógico y pastoral. La Escuela Católica es un centro de evangelización, por lo tanto las acciones que en ella se desarrollan, las personas que a ella concurren (maestranza, docentes, alumnos, familia), son fuente de inculturación entre fe y vida. No puede estar alejada la fe de los conocimientos que allí se imparten, ni de las relaciones vinculares entre sus miembros. Esto lleva al fortalecimiento de la identidad eclesial de la Escuela Católica.

Luego, durante la capacitación por parte de Marita Gagnière, se desarrollaron los siguientes temas: la escuela como unidad académica; pensamiento estratégico; liderazgo pedagógico; trabajo en equipo; funciones del Director de una escuela Católica; el educador como animador pedagógico-pastoral, buen administrador de los gastos y recursos; fiel colaborador del Representante Legal y coherente con su vida cristiana.

Antes del almuerzo, Monseñor Martín presentó a Monseñor Ariel y éste saludó a los Directivos y Representantes Legales ofreciéndose para quien lo necesite, y estimulándolos a seguir comprometidos con la hermosa y desafiante tarea de educar.

Por la tarde, se invitó a Julio Pellegrino, quien desarrolló el tema  “Una escuela en clave de pastoral”, haciendo la diferencia entre una escuela “CON” pastoral y una escuela “EN” pastoral.

Ante todo: “Vivir la pastoral como nos enseñó Jesús con su vida y ejemplo de Buen Pastor”:

  • Llama a cada una por su nombre
  • Sabe quién está y quién se fue…no juzga
  • Va a buscar a la que estaba perdida
  • Va delante de ellas: guía y cuida
  • Las protege de los “lobos”
  • Da la propia vida
  • Lleva a la oveja a tener más vida

Qué significa EN clave de pastoral desde la mirada de Jesús Buen Pastor?

VIVIR LA PASTORAL ES VIVIR COMO EL BUEN PASTOR…

-Porque Jesús comprendió a cada uno de los apóstoles y los atendió conforme a su propia identidad y circunstancia.

– Los ayudó a: pensar- ser- decidir- ser familia- ser mejores personas y a encontrarse con Él.

UNA ESCUELA EN PASTORAL:

  • Educa para vivir el Evangelio; evangeliza; seguimiento de Jesús; las personas son sujetos de la evangelización y pone el acento en una respuesta humana al amor de Dios.
  • La escuela un lugar para vivir, relacionarse, cooperar. Un lugar de amistad, encuentro y crecimiento; educación en y para la vida, promueve vivencias; la cultura se identifica con valores de su pueblo; se da gran importancia al medio ambiente y la problemática social para humanizarla por medio del Evangelio.
  • Planificada; se evangelizan los contenidos; todos corresponsables con el Director. Comulgan con el carisma, espiritualidad y misión; se valora la maduración personal y grupal (crecimiento integral como ser humano y comunidad).
  • El docente es un pastor. Realiza su misión en unión a la Iglesia; educación comunitaria; el docente es educador y educando…da y recibe.
  • El alumno es actor, creativo, responsable, trabajador. Se siente capacitado para resolver problemas. Investiga y se expresa. Aprende a compartir.
  • Relación muy intensa relacionada a todos los aspectos de la vida y tratando de crear y sostener comunidad. Atenta a los cambios.
  • Se formula el reglamento como una expresión del amor de Dios y como medio de crecer como ser humano y construir comunidad… una verdadera comunidad educativa.

 

Finalmente, la pastoral en nuestras obras se vive:

  • Con una identidad: Cristo céntrica y carismática.
  • Desde un estilo de servicio: educativo-pastoral y de relación
  • Para una misión: en comunión con la Iglesia, desde la vocación de cada uno, para el encuentro con Jesús.