Cáritas, Noticias

La Iglesia de Nueve de Julio va contra las drogas

Referentes de los 17 distritos que conforman la Diócesis Santo Domingo, se reunieron el 20 de diciembre en la Casa de la Unidad de Nueve de Julio para escuchar la propuesta de crear Centros Barriales, (también conocidos como Hogares de Cristo),  destinados a jóvenes y niños en la lucha de las adicciones y la drogadependencia.

La propuesta fue convocada por el mismo obispo, Monseñor Ariel Torrado Mosconi, quien ha insistido a lo largo del año en su preocupación sobre el avance del flagelo de las adicciones.

“Tenemos que superar una mirada estrecha de Cáritas que sólo se remita a dar ropa o bolsas de alimentos… Hoy, existen nuevas formas de pobreza que hay que también enfrentar y con urgencia”, exhortó Monseñor Ariel Torrado Mosconi, a los presentes a fin de promover la iniciativa.

Durante el encuentro disertó el Lic. Pablo Vidal, miembro del área de Abordaje Pastoral y Comunitario de las Adicciones de Cáritas. Vidal compartió la experiencia que llevan adelante desde 2008 cuando se creó el primer Centro Barrial en la capilla Caacupé en la villa 21-24 y que  el entonces cardenal Jorge Bergoglio y el Padre “Pepe” Di Paola  inauguraron con apenas siete  jóvenes. Hoy, a ocho años de su creación, contiene a más de mil familias.

“La diferencia de nuestro centro con otros existentes es que tiene una mirada integral de la persona y de sus circunstancias. No lo miramos como un simple problema de salud mental que se soluciona con un psicólogo. Lo vemos como un tema mucho más complejo e integral y, por ende, necesita respuestas también integrales y complejas, que requieren mucha articulación”, aseguró Vidal.

Con ello se refirió a un indispensable trabajo interdisciplinario y en articulación con otras instituciones y con el mismo estado. “Estamos tan mal que en esta tarea necesitamos de todos”, opinó el referente de Cáritas nacional.

Durante el encuentro, monseñor Ariel Torrado Mosconi enfatizó que “debemos ayudar a levantarse  a los que se han caído y prevenir que caigan aquellos que están en situación de vulnerabilidad… Jamás podremos sustituir a las familias pero, como Iglesia, somos familia de Dios, y debemos poner todo nuestro empeño para crear un espacio donde los chicos se sientan contenidos, queridos y cuidados”.

A raíz del encuentro, los referentes de cada ciudad, en conjunto con las Cáritas parroquiales y diocesana se comprometieron a llevar la inquietud a sus distritos, a fin de poner en marcha estos centros.