Noticias, Nueve de Julio

26 Agosto, 2016

Seguir a Jesús por las huellas que dejó…

Después de un año de experimentar la vida con la comunidad de Hermanas Carmelitas en Nueve de Julio, al sentirme confirmada en mi vocación y ser aceptada por mis hermanas, el 14 de agosto, vísperas de la Asunción de la Virgen, empecé mi etapa de noviciado con lo que propiamente inició mi vida religiosa.

marianelaocd2¿Qué significó para mí? Para mí la toma de hábito fue muy significativa y fuerte. Fuerte porque dejé de vestir mi propia ropa, dejé mis propios gustos, para vestir la ropa de monja… Y significativa porque en este momento donde la Iglesia está pasando un momento de prueba, ahí con mayor fuerza Jesús me pide que sea esa pequeña luz de esperanza para el mundo y de testimoniar con mi propia vida que hoy sí se puede consagrar a Dios, que vale la pena abrazar este estilo de vida. Estoy muy feliz de pertenecer a esta gran familia de la Iglesia y muy particularmente a mi familia del Carmelo a la cual quiero con todo mi corazón… y en gastar mi vida por el Evangelio. Por ellos entrego mi vida: por los pastores, por los sacerdotes, por los que son perseguidos a causa de su fe, por los que no tienen voz, por los que tienen miedo, por los que no creen…

Les agradecemos sus oraciones y cercanía y los comprometemos a que sigan rezando por cada una de nosotras… los abrazamos con todo nuestro corazón y con él va nuestro compromiso y certeza de rezar por cada uno de ustedes.

“Sabemos en quien pusimos nuestra confianza y no nos arrepentimos de habernos entregado al Amor”

Marianela de Belén y comunidad