Noticias, Trenque Lauquen

14 Diciembre, 2015

Trenque Lauquen, Iglesia Jubilar

El domingo 13 de diciembre, en horas de la tarde, el Obispo Ariel abrió la Puerta de la Misericordia en el templo parroquial de dicha ciudad. El mismo está bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores.

Se comenzó por una procesión desde la Capilla Ntra. Sra. De Luján. A lo largo de la misma el signo de la Cruz, la luz (velas) y en la mano de cada participante una pequeña piedra, representado los pecados, fueron los detalles relevantes para los numerosos fieles presentes. Frente a la puerta del templo también esperaba una gran cantidad de fieles.

Abierta la Puerta y tras el Obispo, la multitud fue ingresando al templo. En ese momento fue emocionante sentir el ruido de las piedras al caer en  recipientes, dispuestos al efecto. La reconciliación en marcha. En ese ruido había como un eco de aquellas palabras de Jesús: Veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

Durante la misa fue notable la devoción y entusiasmo de los presentes. Resonaban en el recinto los cantos, las aclamaciones, las oraciones: Dios está aquí.

Merece una mención especial la homilía del Obispo: una catequesis clara, profunda, comprensible para todos y sobre todo, concreta y práctica.

Hemos tenido muchas jornadas de fe y devoción. Pero no es tan  frecuente lo experimentado en esta ocasión, de una manera casi palpable del encuentro del Dios misericordioso con sus hijos. Fue una gracia muy especial y que deberá producir los frutos de renovación y conversión.